El jornalero

Suscribete
Inicio > 
57232871_l
Noticia 20 de septiembre de 2021

En Morelos hay 200 permisos para uso lúdico de cannabis.

Morelos es conocido como un estado precursor en el autoconsumo de la cannabis, no solo en materia de amparo sino también en la gestión de un espacio público para su libre consumo en Cuernavaca y también al ser la entidad perfecta para su cultivo, convirtiéndola en un espacio de inversión para empresarios en cannabis no psicoactivo. Ricardo Altamirano, director del despacho 420 “Estudio Legal Ricardo Altamirano”, confirmó que en el estado se cuenta, al día de hoy, con 200 trámites ya otorgados para el consumo de la cannabis y alrededor de 120 están en curso; la intención es tener la libertad y el derecho para decidir qué consumir, como lo es para las personas que toman alcohol o deciden fumar un cigarro, divertirse en base a su libre albedrío, pero sin afectar el derecho de terceros. Y es que el amparo no permite consumirlo en lugares públicos, si hay menores de edad o si hay mayores que no han otorgado su consentimiento, tampoco se puede consumir en áreas de trabajo, en horas de trabajo o si se tienen responsabilidades como manejar un auto. Sin embargo, el abogado señaló que en espacios privativos la cannabis es 100 por ciento consumible, se tiene la libertad tanto para consumirlo, como para el autocultivo, la siembra, cultivo, cosecha, transformación y transportación, y además a la transformación, es decir, el dar un producto final conforme lo requiera el cliente, que puede ser en flor, aceite o comestible. “Es solo para el autoconsumo mediante autocultivo. En los permisos que hemos estado recibiendo y gestionando se incluye el permiso para la importancia de semillas para hacerlo legal y tener un trámite legal, tener una cepa original que dé lugar al autoconsumo, aunque excluye las labores de comercialización”. En Morelos el movimiento cannábico reúne a jóvenes y personas adultas de varias profesiones, oficios y actividades en una sana convivencia, aseguró el litigante; tanto ha sido así que hoy se está gestionando un espacio de tolerancia y libre consumo a un costado del parque Revolución en el centro de la capital del estado, denominado por ciertos colectivos, “Espacio 420”. La propuesta para el uso del espacio se encuentra ya en las arcas municipales y estatales en busca de su aprobación. Muchos de los consumidores de la marihuana son personas de la tercera edad para quienes es más fácil gestar este tipo de trámite lúdico que tiene efectos de salud, “donde estar saludable es parte de lo lúdico”. El director del despacho 420 reconoció que en la actualidad persiste una estigmatización de que por consumirlo eres delincuente, aunque lo comparó como cuando comes frutas o vegetales; precisó que la cannabis tiene grandes beneficios, como es el cultivo del cannabis no psicoactivo, -se trata de una variedad “con gran atractivo” para pacientes de cannabis medicinal-, ha generado un desarrollo económico muy importante. Aclaró que son muchos los inversionistas que están viendo a Morelos como un espacio de inversión para el cultivo y transformación del cannabis no psicoactivo. Aunado a que el cáñamo, nombre que recibe las variedades de la planta del cannabis, se puede utilizar en el área textil, construcción, y hasta alimento para ganado. Y existe un tercero, el cannabis medicinal, que a decir del abogado, ha sido regulado pero las autoridades han sido omisos en cuanto a la herbolaria y el rescate de las cepas mexicanas, “decir que estamos entregando nuestro patrimonio a las compañías extranjeras al no reconocer las cepas nacionales que existen ancestralmente y se usan por usos y costumbres”. Ricardo Altamirano, director del despacho 420, refirió que hoy con la nueva declaración de inconstitucionalidad por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se busca que haya una emisión directa de permisos por parte de la Cofepris; sin embargo, reconició que para eso falta mucho tiempo porque se requiere la intervención de los tres niveles de gobierno Ejecutivo, Legislativo, y Judicial, este último ya lo hico a través de la SCJN y los jueces, pero el legislativo tiene que normar y regular su consumo y distribución. F/EL SOL DE CUERNAVACA.

Notas recomendadas